Estar guapa

Si bien el título está en femenino, por que la mayoría de quienes nos leen son mujeres, te recordamos que estos consejos también son adecuados si eres varón.

La piel nos protege de los agentes externos (químicos, microorganismos, golpes, etc). Debido a su papel protector deberemos cuidarla sin agredirla, manteniéndola limpia e hidratada, evitando productos de composición compleja y tratamientos de estética que puedan dañarla.

Durante el tratamiento de quimioterapia la piel puede presentar algún cambio como: sequedad, enrojecimiento, comezón, etc. La piel de la zona tratada con radioterapia sufre una intensa radiación, similar a la soportada tras una prolongada exposición al sol. Conviene por ello cuidar adecuadamente la zona irradiada y, por supuesto, protegerla de los rayos solares. Estos son algunos de los consejos que recomiendamos seguir a quienes están en tratamiento oncológico:

  • Durante la radioterapia se aplicarán las cremas recomendadas por el centro de radioterapia. La piel de la mama se cubrirá con tejidos de algodón o lino, desechando tejidos sintéticos y agresivos. Se aconseja también evitar la presión del sujetador o vestidos muy apretados.

  • Mantener un buen grado de hidratación cutánea antes de empezar las sesiones de quimioterapia. Se recomiendan las cremas hidratantes ligeras, a poder ser con filtro solar, sin formulaciones demasiado complejas, y que en su composición no contengan demasiados aditivos, como perfumes, colorantes, etc.

  • Las cremas hidratantes para pieles sensibles e hipoalergénicas son una buena opción mientras dure el tratamiento, ya que hidratan la piel y la calman de posibles irritaciones; además, al ser hipoalergénicas, suelen carecer de colorantes y perfumes en su composición.

  • El aceite de rosa mosqueta es recomendable por sus propiedades regenerantes, nutritivas y por dar elasticidad a la piel y regular los mecanismos de cicatrización al favorecer la formación de colágeno.

  • Para prevenir la sequedad de la piel del cuerpo, evitar largos baños calientes. Usar cremas corporales y evitar perfumes, colonias o lociones con alcohol para el cuerpo.

  • No esta de más decir que, para intensificar el grado de hidratación cutánea, vendría bien beber agua con regularidad, ya que si en el organismo existe una cuota baja de agua, la piel es uno de los órganos en los que ésta desaparece en primer lugar, en beneficio del buen funcionamiento de otros órganos vitales.

  • Con respecto a la limpieza de la piel es recomendable hacerlo a diario con desmaquillantes suaves que respeten el manto hidrolipidico de ésta. Se aconsejan leches y tónicos suaves para pieles secas o sensibles, ya que limpian la piel con suavidad respetando su Ph. Después del tónico, secar la piel con suavidad, ya que dejar secar el tónico sobre la piel puede resecarla. Secar la piel con un pañuelo de papel o toalla con ligeras presiones.

  • En caso de que la piel tenga acné, habrá que mantenerla limpia y tratarla con productos faciales anti-acne. Si el acné no mejora o empeora durante el tratamiento se recomienda consultar con el dermatólogo.

  • La exposición al sol puede incrementar los efectos que algunos medicamentos anticancerígenos tienen sobre la piel. Limitar la exposición al sol, y en caso de exponerse a él, hacerlo poco tiempo y con pantalla de amplio espectro.

  • La cutícula (piel que rodea la base de la uña) es una barrera natural de protección, nos protege de la entrada de microorganismos y agentes extraños. De ahí la importancia de no cortarlas ni con alicates ni con tijeras en ningún caso. Pero las personas que están en tratamiento tienen que tener especial cuidado, ya que esta acción podría ser la causa de infecciones innecesarias.

  • En caso de que se pierda algo de pelo en las cejas, podemos usar para dibujarlas un pincel de pelo duro y una sombra de ojos del color del pelo de la ceja. De esta forma se logra rellenarlas de una forma rápida y sencilla. Y, sobre todo, se obtiene un acabado muy natural.

  • Recuperación de la piel. Dependiendo de la quimioterapia, las características de la piel se recuperan de 3 a 4 meses después de la última sesión; por eso quien estuvieron en tratamientos los últimos meses deben de protegerse del sol con FPS 50 igual que los que están aun en tratamiento.

  • Finalizada la radioterapia conviene mantener la piel de la mama hidratada, por lo que es conveniente usar agentes hidratantes y nutritivos, para la piel.
volver arriba

Login or Register

LOG IN